Servicio de mantenimiento de baterías

Prevenir el desgaste innecesario de la flota de baterías

En algún momento de su vida útil, las baterías deben hacer frente a una avería debido a la carga y descarga de las mismas. Este proceso puede acelerarse por mal uso o por falta de mantenimiento. Polvo, humedad en el entorno, poca agua en el llenado, mal funcionamiento de los cargadores o apagado anticipado durante el proceso de carga son algunos de los factores que incrementan el desgaste de las baterías. Esto se podrá evitar cuando las baterías estén revisadas anualmente por el servicio de mantenimiento de EMAN Egara Manutención, distribuidor oficial Jungheinrich, con lo que se reducirán averías y costes de mantenimiento.

Contrato de mantenimiento y servicio

Una inspección anual le reportará unas perfectas condiciones técnicas a sus baterías. Podrá presupuestar gastos de mantenimiento y reposición. No aparecerán sorpresas inesperadas. Con nuestro contrato de mantenimiento y servicio tendrá asegurado un mantenimiento regular en su flota de baterías de tracción y cargadores.

Limpieza de baterías

Las baterías sucias causarán una pérdida extra de capacidad debido a la autodescarga. Una limpieza apropiada ralentizará el proceso. Tras una limpieza sus baterías quedarán como nuevas y funcionarán mucho mejor.

 

Qué es una batería eléctrica o acumulador

Una batería es un dispositivo electroquímico, que permite almacenar energía en forma química. Una vez cargada, cuando se conecta a un circuito eléctrico, la energía química se transforma en energía eléctrica, revertiendo el proceso químico de carga. La mayoría de las baterías son similares en su construcción y están compuestas por un determinado número de celdas electroquímicas. El voltaje o tensión de la batería vendrá dada por el número de celdas que posea, siendo el voltaje de cada celda de 2v.

Baterías no recargables

Son Conocidas como PILAS, dado que la reacción química que se produce durante su uso es IRREVERSIBLE. Su vida dura lo que tarde en descargarse, y no son susceptibles de Mantenimiento, excepto normas básicas de conservación: evitar calores o fríos excesivos, evitar el sol y la humedad, sacarlas de su alojamiento si no van a utilizarse para evitar que una posible corrosión dañe el aparato, etc.

Baterías Recargables - Acumuladores

Salvo las de pequeño tamaño, prácticamente todas las baterías recargables son del tipo plomo-ácido. Muy pocas son de otros tipos por su elevado costo. Existe una gran diversidad de sistemas: níquel-cadmio, níquel-zinc, zinc-aire, sodio-azufre, hidruro metálico de litio, ion de litio, litio-polímero, etc.

Batería acumulador de plomo ácido

En una carcasa colocan unas placas de plomo. Entre ellas hay una disolución de ácido sulfúrico y agua electrolito. En la operación de carga, sobre las placas de plomo, conectadas al polo positivo, se forma sulfato de plomo. Este conjunto, una vez cargado, es capaz de proporcionar corriente hasta que dicho sulfato de plomo se descomponga. Durante el funcionamiento se elimina agua, que hay que reponer de cuando en cuando, cuidando su nivel siempre.

Capacidad de una batería - acumulador

Se llama capacidad de un acumulador, a la cantidad de electricidad (carga eléctrica) que es capaz de almacenar y, por tanto, de suministrar. Se expresa en AMPERIOS-HORA (Ah) y tiene el significado de que Una batería de 60 Ah puede suministrar 60 A. durante una hora. Puede suponerse que, por la misma razón, podría suministrar en media hora , el doble de corriente es decir 120 A. ó en 10 minutos 360 A. Este cálculo no es exacto, porque la capacidad depende del régimen de trabajo, que puede hacerla variar bastante.

Comprobación de baterías o acumuladores

Un método de diagnóstico para baterías eléctricas de plomo-ácido puede ser:

  • Comprobación visual exterior de las conexiones, cargador, etc.
  • Comprobación de fugas al exterior de electrolito.
  • Comprobación del nivel del electrolito. Jamás debe dejar al aire parte de las placas.
  • Comprobación de la densidad del electrolito. Debe comprobarse tanto el valor de cada celda, como que los valores entre celdas no sean dispares.
  • Comprobar partículas de suciedad u otras en el electrolito.
  • Efectuar una pequeña prueba de descarga y voltaje.
Normas para el mantenimiento de baterías -acumuladores

Detallamos unas normas básicas, para que sean útiles a la mayoría de las instalaciones:

  • Mantener el lugar donde se coloquen las baterías entre 15 y 25 grados. El frío ralentiza las operaciones tanto de carga como de descarga. El calor por su parte, aumenta la evaporación del agua del electrolito, y promueve la oxidación de las placas positivas.
  • Siempre que sea posible, fijar bien las baterías, evitando su movimiento.
  • Mantener los terminales de conexión, limpios, apretados (no en exceso  y seca la carcasa de la batería.
  • Mantener el nivel del electrolito adecuado, añadiendo agua destilada en caso de necesidad, evitando tanto dejar las placas al aire como el llenado excesivo que provoque el desbordamiento del electrolito.
  • Evitar la descarga completa de las baterías.
  • Calcule adecuadamente las baterías que necesite en su instalación, para evitar darles un uso excesivo que limite su vida útil.
  • Compruebe el funcionamiento del Cargador de la Batería; las cargas excesivas o insuficientes pueden disminuir su vida útil.
  • Evite siempre que pueda las cargas rápidas de la baterías, las hacen sufrir mucho.
  • Compruebe que no hay diferencias de carga entre las distintas celdas de la batería, y si fuera así, efectúe una carga de nivelación.

En cuanto a normativa, pueden consultar: IEEE 450 e IEEE 1188.

Click to access the login or register cheese